Acercan sus orillas ...

viernes, 11 de agosto de 2017

Calados



Acercándose
 a cortos, pero firmes pasos
sobre sus zapatos de tacón,
quedó a escasos milímetros de él,
 acercó los labios,
 tanto a los suyos que casi rozando,
 pudo más sentir sus palabras
 que escucharlas...

-Llovía ¿Recuerdas?


          
        Llovía tanto que no sabía si lo que quería era correr a casa o quedarse allí de pie esperando ver luz en su ventana para poder acercarse a él.


         Durante más de dos horas estuvo bajo la lluvia, intentando resguardarse en un pequeño portal que más que cubrirla, casi mojaba más, al dejar caer a veces enormes gotas desde un pequeño farol que alumbraba la entrada al edificio.

      Miraba impaciente la hora y se le hizo extraño que tardara más de lo que solía hacerlo. Precisamente esa tarde tenía que haber mucho más tráfico, quizá por la lluvia, pero ¿tenía que ser precisamente esa tarde?

        Al fin la luz dio vida a su ventana, vió como bajaba un poco la persiana y corría las cortinas para poder ver la lluvia, observaba la calle con atención pero no reparó en ella, al menos en un principio. Le vio mirar al cielo, como si quisiera adivinar cuanto quedaba de lluvia y si podría salir a correr como hacía cada tarde al llegar del trabajo.

Y se armó de valor.

         Cogió el  móvil y marcó  su número, con mano temblorosa lo acercó a su oído, escuchando el tono de llamada. Se sobresaltó  un poco, estaba tan centrado en ver la calle que,  el sonido del teléfono le sorprendió.

Observaba como él se alejaba  de la ventana y un segundo después descolgó.

- ¿Hola?

Dios... su voz sonaba tan melosa y delicada que le daba miedo romper ese silencio, solo pudo cerrar los ojos y respirar profundo.

- Me estoy empapando, hace frío...

-¿Cómo? Em... ¿quién eres?

- ¿Puedes volver a mirar por la ventana?

   Silencio. No escuchó nada y temió que hubiera colgado pensando que se trataba de alguna loca, de una estúpida  broma.

    La cortina se volvió a mover y apareció  de nuevo tras ella buscando. Buscando algo que no sabía qué o quién era. Observando  alrededor su mirada se paró en seco cuando la vio de pié, frente a su ventana, parada en el portal y mojándose hasta los huesos, con el móvil pegado al oído y esperando una respuesta. Miraba hacia su ventana y le miraba directamente a los ojos.

- Sube.

Y no hizo falta nada más.


 ©MaRía

21 comentarios:

  1. Qué bonito lo has contado!!
    Es muy delicado todo ello y la lluvia casi protagonista de una buena parte de la historia.
    Al final...subió!!Claro que sí.Me encantó,linda
    Besucos

    *He estado un poco retirada estos dias

    ResponderEliminar
  2. La foto final dice todo lo demás. Y esta noche aquí llueve.

    Besos dulces y dulce fin de semana Coté.

    ResponderEliminar
  3. Acá también llueve... Y me gustaron tanto la historia como las fotos... Ese gif con los tacos negros 👍😎

    Saludos 🙋

    ResponderEliminar
  4. Tenía que haber bajado él...todo bajo la lluvia es más TODO...
    Precioso y delicado relato complementado de manera excelente por las fotos.

    Ainsssssss la lluvia, ainsssssss ellos...jajajaj

    Feliz viernes, hoy aquí con lo que parece que va a ser un día soleado.

    Muackkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  5. :))
    Se puede sentir el roce de la lluvia sobre la piel del deseo.
    Un abrazo de mar

    ResponderEliminar
  6. El placer está servido...
    Impecable.

    ResponderEliminar

  7. Lluvia...
    y vapor...

    Un beso y un cálido abrazo!

    ResponderEliminar

  8. La lluvia normalmente tiende a ser protagonista en estos mágicos encuentros se mire como se mire. Genuino en lo expresivo, las fotos muy bien elegidas, la canción igualmente pues ayuda a volar y también opino que debería bajar él.

    Que pases un excelente viernes, María !!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. La espera... La Lluvia... Las miradas... Todo es una combinación perfecta Para desembocar en Algo más que quedarse calados.

    Me encantó!!!

    Mil besitos preciosa mía y feliz finde ❤

    ResponderEliminar
  10. Yo sé mucho de lluvia (s) que en Asturias lo hace a menudo...incluso en verano. Ya sabes que el norte viste gotas de a diario.

    Sobre tu post , qué decir... si para mí todo está claro.

    Pd. Gracias por acompañar mi lluvia de trayecto al aeropuerto en aquel día soleado... que a mí ...me llovía por dentro.

    ♡♡♡ siempre love♡♡♡

    ResponderEliminar
  11. Que espera tan intensa para tan grato final. Muy bello relato. Un placer encontrar tu blog.

    ResponderEliminar
  12. Siempre me gustaron los días de lluvia para disfrutar del amor de una manera apasionada. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Me ha gustado mucho...Muy sensual...

    Paz&Armonía

    Isaac

    ResponderEliminar
  14. En agosto el alma tendida al sol se seca de los llantos que la empaparon.
    Feliz y soleado verano te deseo.

    ResponderEliminar
  15. Muy sugerente ...con esa fuerza que sabes imprimir a estos textos sensuales...
    besos.

    ResponderEliminar
  16. Los días de lluvia tienen un encanto especial. Lo mismo que tus letras.
    Besitos

    ResponderEliminar
  17. Los pasos de una pantera, sabes que no saldrás vivo de esa y aún así no puedes dejar de mirarlos...

    No creo que recuerde la lluvia, nadie se acuerde de la lluvia...

    ResponderEliminar
  18. Caray...entran ganas de que llueva!

    Besos y a secarse a besos.

    ResponderEliminar
  19. ... y esa lluvia del Norte, tan nuestra, tan mágica, tan insistente. Y tan arevida. Besosbesos

    ResponderEliminar
  20. Imposible no sucumbir

    Marco P.

    Beso

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella. Un besito dulce