Acercan sus orillas ...

Mostrando entradas con la etiqueta Baul. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Baul. Mostrar todas las entradas

viernes, 11 de agosto de 2017

Calados



Acercándose
 a cortos, pero firmes pasos
sobre sus zapatos de tacón,
quedó a escasos milímetros de él,
 acercó los labios,
 tanto a los suyos que casi rozando,
 pudo más sentir sus palabras
 que escucharlas...

-Llovía ¿Recuerdas?


          
        Llovía tanto que no sabía si lo que quería era correr a casa o quedarse allí de pie esperando ver luz en su ventana para poder acercarse a él.


         Durante más de dos horas estuvo bajo la lluvia, intentando resguardarse en un pequeño portal que más que cubrirla, casi mojaba más, al dejar caer a veces enormes gotas desde un pequeño farol que alumbraba la entrada al edificio.

      Miraba impaciente la hora y se le hizo extraño que tardara más de lo que solía hacerlo. Precisamente esa tarde tenía que haber mucho más tráfico, quizá por la lluvia, pero ¿tenía que ser precisamente esa tarde?

        Al fin la luz dio vida a su ventana, vió como bajaba un poco la persiana y corría las cortinas para poder ver la lluvia, observaba la calle con atención pero no reparó en ella, al menos en un principio. Le vio mirar al cielo, como si quisiera adivinar cuanto quedaba de lluvia y si podría salir a correr como hacía cada tarde al llegar del trabajo.

Y se armó de valor.

         Cogió el  móvil y marcó  su número, con mano temblorosa lo acercó a su oído, escuchando el tono de llamada. Se sobresaltó  un poco, estaba tan centrado en ver la calle que,  el sonido del teléfono le sorprendió.

Observaba como él se alejaba  de la ventana y un segundo después descolgó.

- ¿Hola?

Dios... su voz sonaba tan melosa y delicada que le daba miedo romper ese silencio, solo pudo cerrar los ojos y respirar profundo.

- Me estoy empapando, hace frío...

-¿Cómo? Em... ¿quién eres?

- ¿Puedes volver a mirar por la ventana?

   Silencio. No escuchó nada y temió que hubiera colgado pensando que se trataba de alguna loca, de una estúpida  broma.

    La cortina se volvió a mover y apareció  de nuevo tras ella buscando. Buscando algo que no sabía qué o quién era. Observando  alrededor su mirada se paró en seco cuando la vio de pié, frente a su ventana, parada en el portal y mojándose hasta los huesos, con el móvil pegado al oído y esperando una respuesta. Miraba hacia su ventana y le miraba directamente a los ojos.

- Sube.

Y no hizo falta nada más.


 ©MaRía

viernes, 23 de junio de 2017

El aleteo de su sonrisa [Siempre]

Suena- The Way We Were [  Barbra Streisand]




Los recuerdos iluminan el fondo de mi mente 
la llovizna empaña los recuerdos
de cómo éramos.
Fotografías esparcidas de las sonrisas 
que dejamos atrás,
sonrisas que nos dimos uno al otro
por cómo éramos. 
¿Será que era todo tan sencillo entonces, 
o el tiempo ha vuelto a escribir cada línea? 
Si tuviéramos la oportunidad de hacerlo todo de nuevo,
¿Dime? ¿Lo haríamos? ¿Podríamos?
Los recuerdos deberían ser bonitos pero,
lo que era demasiado doloroso recordar
decidimos simplemente olvidarlo.
Por lo tanto, las risas son
lo que recordaremos
Cada vez que recordemos
Tal como éramos.



La vida te conduce muchas veces hacia la encrucijada.

     El día a día te descubre que, tú a veces, necesitas dar y recibir, y lo haces generosamente.

Pero también, te demuestra que otras, si no inicias el paso, si no avanzas, los demás esperan.

            Y si en ese impaso, como en todo, la vida sigue, y tú permaneces estático, nadie acude, nadie avanza, todo se pierde.

Porque mañana ya nada es igual.


    Muchos de quienes esperaban, cogieron otro tren, y ya partieron hacía otros rumbos.


                 LLamas a sus puertas y solo el silencio responde, o bien un mensaje de esos lánguidos, fríos, que suenan a excusa banal, sin sentido.


      Es cuando te das cuenta de que el presente es lo único importante. Que nada puedes forjar en tu mente que tenga una perspectiva de continuidad, de futuro, aunque sea un futuro cercano.

                  En este mundo actual, y máxime en este medio, que tanto nos acerca y nos aleja, todo es efímero, fugaz; intenso a veces, mucho, incluso explosivo, delicioso y sutil; pero tan corto y con tantas posibilidades de que sea como una mariposa de esas que nacen viven y mueren en tan solo veinticuatro horas. 

   Si ves una mariposa volar, aprende a cogerla con mimo entre tus manos, comparte con ella todo aquello que en este preciso instante desees con locura, sin tener en cuenta, reglas, leyes ni moral.

   Porque cuando abras esas manos, solo dos opciones te aguardan.

            La primera, es que la mariposa vuele, y se aleje de ti, después de compartir pasión, cariño y deseo. De haber disfrutado con su colorido sus movimientos de alas, y ella contigo.

    La segunda, es que fallezca, que muera, que ya no exista. Porque aunque su cuerpo yazca inmóvil junto a ti, su esencia de pasión, cariño, deseo; sus ganas de compartir contigo, estén volando hacia otras manos. 

¿No hacemos la vida así nosotros, cuando menos algunos de nosotros.?

              Tenemos que aprender a sobrevivir en esta jungla, y a disfrutar al máximo; porque si no nos convertimos en zombies, sin vida latente, sufriendo, vagando en este mundo de contradicciones. 
 © MaRía

20/09/2009

   

*Fotografías: Virginia Gálvez (excepto la primera)

domingo, 4 de diciembre de 2016

Espejito , espejito ...

Cuando el peligro parece ligero
deja de ser ligero
Sir Francis Bacon


  La visión de una manzana
           Su cáscara es roja, 
 en un lateral tiene un gran cerco negro,
 aparentemente la miramos
 y parece podrida; la descartamos, 
porque en el mercado no tendría salida,
 se ve fea y seguimos recolectando las mejores,
 las mas rojitas y sin manchas.


       Esas se venderán bien, 
mientras aquella pobre ve como pasan las demás 
y ella sigue en el suelo,
 con su gran mancha negra.
  Terminó  el día, 
 alguien se fija en esa manzana, 
tirada en el suelo, 
aparentemente podrida,
 la coge, la mira,
 con un cuchillo le quita el manchón


 y la pela. 
   La empieza a comer
se da cuenta,
 que esa manzana esta riquísima, 
que aparentemente fea y estropeada
 hacia presagiar lo peor, 
pero he ahí la cuestión:

¿Quien no ha pelado una manzana hermosa por fuera y seca por dentro?

© MaRía


Septiembre de 2009

jueves, 1 de septiembre de 2016

Chica de Colores

Suena: Perfect Strangers [Jonas Blue ft. JP Cooper]
Ella tenía un vestido, 
cosido con tela de besos 
y lleno de palabras. 
Era rojo como su boca. 

Tenía una casa, 
una pradera, 
un gato 
y una cama. 

Ella tejía las nubes 
con los hilos de sus ojos; 
luego las colocaba en la cama. 
-Decía que preparaba el cielo- 

Cuando las voces del día callaban, 
bajaban las lunas; 
entonces… 
un huracán de emociones, 
formaba remolinos en su ombligo. 

Ella lo tenía todo. 

Tenía un amante 
                                           Blanca Vicario

Hoy la mañana amaneció desdibujada
el verano anuncia que pronto llegará el gris
antes los colores cálidos;
 mezcla de rojizos y ocres
lluvia y con ella olor a tierra mojada
recuerdos y pensamientos del pasado
tiempos en la que la inocencia nos hacia ver la vida
de colores.

La chica de colores sigue viva
dentro de mi busca su espacio
aflora a la superficie
en ese momento
el arcoiris se dibuja en mi retina
el gris deseaparece
hoy no llueve
aún es verano

MaRía





Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
31 de agosto de 2009